Raseborg

“La verdad que en estas practicas en Raseborg, me he enamorado de Finlandia, me han ganado con la forma de ser de su gente que al principio se tachan de reservados pero no tiene nada que ver con lo que me he encontrado, gente abierta y con ganas de conocerte que te abren las puertas de su casa y te invitan una cerveza. La verdad he tenido la suerte de vivir en una casa con una familia finlandesa porque me ha hecho vivir aun más la experiencia, desde la comida mas típica hasta sus diferentes fiestas y sus formas de vivirlas, teniendo la suerte que en la familia tienen 2 hijos de un par de años menos y me han añadido a su grupo de amigos como uno más permitiéndome vivir aún mas la experiencia. En el trabajo todo genial, la gente siempre atenta y cordial siendo la comunicación muy buena, me quedo del trabajo con lo aprendido y con algún detalle por parte de los dirigentes para crear un mejor ambiente en la oficina. No puedo dejar de hablar de la naturaleza de Finlandia y sus bonitas ciudades pero eso mejor que contarlo es que lo veáis. Por terminar decir que la barrera del idioma es solo mental, yo vine aquí con un ingles normalito y la verdad que una vez te quitas la vergüenza y coges soltura las conversaciones son fluidas y normales, aquí la verdad que todo el mundo habla ingles perfectamente, y si ven que te cuesta algo, te ayudan a entenderlo.” Carlos Novoa.

 

Anuncios